Bienvenidos a www.vivirsinmiedofobi.com
VIVIR SIN MIEDO superior
Nuestra Misión ¿Qué es el miedo? Cartas de pacientes Cuentos CHAT Contacto cierra el menu
 
\\\
abre
Sitio a cargo del Dr. Enrique Guillermo Suárez
cierra
ruler

Cuento
33

Autor: anónimo
Fuente: Internet (entregado por Alejandra)


   
 

"El visitante"

    Ruth miró el sobre de nuevo. No llevaba sello, ni matasellos, sólo su nombre y dirección. Leyó la carta una vez más... Querida Ruth. Voy a estar en tu barrio el sábado por la tarde y me gustaría pasar a verte. Te quiere siempre, Jesús.

    Sus manos temblaban mientras dejaba la carta sobre la mesa. "¿Por qué querría el Señor visitarme a mí? No soy nadie especial. No tengo nada que ofrecer". Con este pensamiento, Ruth recordó los estantes vacíos de la cocina. "¡Oh, Dios Santo, no tengo absolutamente nada que ofrecer. Tengo que ir corriendo a la tienda para comprar algo para la cena". Tomo el monedero y contó su contenido: Ocho pesos. "Bueno, al menos puedo comprar algo de pan y fiambre". Se puso la campera y se precipitó hacia la puerta. Una hogaza de pan francés, un poco de fiambre surtido, y un cartón de leche... dejaron a Ruth con un total de  dos pesos para pasar hasta el lunes. A pesar de ello, se sentía bien mientras volvía a casa, con sus escasas ofrendas envueltas bajo su brazo... "Eh, señora. ¿Puede ayudarnos, señora?" Ruth había estado tan absorta en sus planes sobre la cena que no había percibido las dos figuras acurrucadas en el callejón. Un hombre y una mujer, ambos vestidos con poco más que harapos. "Mire, señora, yo no tengo trabajo, ¿sabe?, y mi mujer y yo hemos estado viviendo aquí fuera en la calle, y, bien, ahora tenemos frío y estamos hambrientos y, bueno, si pudiera ayudarnos, señora, realmente lo apreciaríamos". Ruth miró a ambos. Estaban sucios, olían mal y, francamente, estaba segura de que hubieran podido trabajar en algo si realmente lo necesitaran.

    "Oiga, me gustaría ayudarles, pero yo misma soy también pobre. Todo lo que tengo son unas pocas fetas de fiambre y algo de pan, y voy a tener un invitado importante a cenar esta noche y planeaba servirle eso a Él". "Bueno, esta bien, señora, lo entiendo. Gracias de todas formas". El hombre pasó su brazo por los hombros de la mujer y volviéndose se adentraron en el callejón.
    Mientras los contemplaba irse, Ruth sintió una punzada familiar en su corazón "¡Oiga, espere!" La pareja se paró y se dio vuelta mientras ella corría por el callejón tras de ellos. "Mire, ¿por qué no toma esta comida. Ya encontraré algo más que servir a mi invitado". Tendió la bolsa con  la comida al hombre. "Gracias, señora. ¡Muchas gracias!". "¡Sí, gracias!" era la esposa del hombre y Ruth pudo ahora ver que estaba tiritando. "¿Sabe?, tengo otra campera en casa. Vamos, ¿por qué no toma ésta?" Ruth se desabrochó la campera y la deslizó sobre los hombros de la mujer. Entonces, sonriendo, giró y caminó de vuelta a la calle... sin campera y sin nada que servir a su invitado... "¡Gracias, señora! ¡Muchas gracias!"

    Ruth estaba helada cuando llegó a la puerta de su casa. Y preocupada también. El Señor venía de visita y ella no tenía nada que ofrecerle. Tanteó en su bolso buscando la llave. Mientras lo hacía, descubrió otro sobre en su buzón. "Qué extraño. El cartero no acostumbra a venir dos veces al día". Sacó el sobre del buzón y lo abrió...

    Querida Ruth. Ha sido tan maravilloso verte de nuevo. Gracias por la estupenda comida. Y gracias también por la preciosa campera. Te quiere siempre, Jesús... El aire todavía era frío pero, incluso sin campera, Ruth ya no lo notaba.

     

 
Autorizamos la reproducción de cualquiera de los cuentos, con la única salvedad de que, humildemente, solicitamos se cite la fuente.   
 
separador
 
 
cierre
 
Diseño: [ rtDG ]