Bienvenidos a www.vivirsinmiedofobi.com
VIVIR SIN MIEDO superior
Nuestra Misión ¿Qué es el miedo? Cartas de pacientes Cuentos CHAT Contacto cierra el menu
 
\\\
abre
Sitio a cargo del Dr. Enrique Guillermo Suárez
cierra
ruler

Cartas recibidas
37

   

 

"Cambiaste mi vida... transformando mi miedo en carcajada , en ese momento la esperanza me invadio”

Querido Fobi: Llegaste a mi vida en un momento en que no vivía, sobrevivía…, el temor a la muerte me asechaba en cada paso, transformando mi vida en un infierno.

Todo comenzó cuando quedé embarazada, al segundo mes, me desperté una noche con una crisis de pánico, en ese momento no sabía qué me pasaba, sentía que me ahogaba, el corazón me latía muy fuerte y una angustia invadía mi alma, fue horrible. A partir de ese momento ya no podía dormir, no podía entrar en mi habitación y buscaba mil excusas para no acostarme, y cuando lo hacía daba vueltas y vueltas en la cama sin poder dormir, y así llegaba un nuevo día, apenas un poco de luz entraba en la ventana me levantaba.

Pasaron muchos días y muchas noches y cada vez era peor, me encontraba cansada y nerviosa, consciente del daño que me hacía y le hacía a mi bebé.

Sentía terror a dormirme y no despertarme más, busqué ayuda en mi familia, todos me escuchaban: mi esposo, mis padres, todos querían ayudarme pero no sabían cómo. Busqué ayuda en la Dra. que controlaba mi embarazo, pero no me entendía, decía que el miedo era normal en el embarazo, pero yo sabía que lo que me pasaba no era normal, era un tormento que me impedía disfrutar la espera de mi hijo. En el sexto mes de embarazo falleció mi hermana con tan sólo 30 años, mi hermana, mi amiga, mi compañera de toda la vida, nos llevábamos un año de diferencia de edad, no recuerdo un momento en la vida sin ella, y se murió de repente, en una semana se enfermó y se murió, dejó a sus 4 hijos, a su bebita de 2 meses.

Ahora tenía que convivir no sólo con el miedo a la muerte sino también con la tristeza, con la ausencia, con el dolor de mi familia. Y así llegué al final del embarazo y ya no era sólo mi miedo, ahora había otro miedo: el de mi familia que tenía miedo de perderme a mí o de perder a mi beba.

Y mi beba nació el 20 de julio, el día del amigo, en una noche en medio de la tormenta, cuando nació no respiraba, necesitó oxígeno, estuvo 24 horas internada en neonatología con oxígeno, 24 horas interminables donde los médicos decían que había que esperar como reaccionaba.

Pero mi chiquita se aferró a la vida, trayendo un poco de paz para mi vida y alegría, alegría inmensa de un sueño hecho realidad: Milagros, tantas veces la habíamos soñado mi esposo y yo, desde que éramos novios, un sueño que tenía su origen hacía 8 años. Milagros es un sueño hecho realidad, es la prueba de que se puede porque desde que fue concebida tuvo todo en contra y se aferró a la vida.

Con el nacimiento de mi hija mi miedo aumentó, se transformó en pánico, sentía la muerte acechando y mi vida era insoportable, no podía quedarme sola, no podía dormir, no podía atender a mi hija y vivía llorando.

Fue así como te encontré querido Fobi, suplicando ayuda con mi bebita en brazos. Y me ayudaste, y cambiaste mi vida. Cuando escuché al Doctor en la primera charla enseñándonos a reírnos, teatralizando mi problema, transformando mi miedo en carcajada, en ese momento la esperanza me invadió y comprendí que había una salida, que se abría una nueva puerta. Charla tras charla mi vida se iba llenando de luz, de paz, de felicidad.
Hoy al final del seminario puedo decir que todavía siento miedos, pero los manejo yo, los domino yo. Siento que aprendí mucho: a decir que no, que soy una persona que vale. Siento que crecí, que soy mejor persona, que soy más comprensiva, que tengo paz.

Anoche en el ejercicio del cierre, cuando el Doctor leía el cuento de Las Bellotas ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Yo pensé: empezaría a vivir. Y comprendí que no vivía por pensar en la muerte. Sé que la muerte va a llegar, pero hoy estoy viva y soy feliz.

Gracias Fobi, gracias Doctor por mostrarme el camino, por abrir una puerta nueva en mi vida, gracias a todos por caminar conmigo.

Evangelina

 
 
separador
 
 
cierre
 
Diseño: [ rtDG ]