Bienvenidos a www.vivirsinmiedofobi.com
VIVIR SIN MIEDO superior
Nuestra Misión ¿Qué es el miedo? Cartas de pacientes Cuentos CHAT Contacto cierra el menu
 
\\\
abre
Sitio a cargo del Dr. Enrique Guillermo Suárez
cierra
ruler

Cartas recibidas
32

   

 

"Nos encontramos como si fuéramos viejos amigos ”

 

Queridos amigos:

 

Hoy es un día esencial para todos nosotros y que hasta el momento el doctor era el único puente entre ambos grupos, sabíamos los unos de los otros por las palabras de él, lo demás corría por cuenta de nuestra imaginación que a nosotros nos sobra.

Como dijo “nuestro guía” este es un encuentro regional de “fobi- pánico- ansiosos”: Bahía Blanca, Punta Alta, Carmen de Patagones, con los mejores exponentes de las citadas dolencias emocionales. Si lo pensamos bien, resulta gracioso, porque no sabemos si estar contentos porque cada vez somos más los miedosos o porque cada vez somos más los “valientes” miedosos que nos animamos a buscar una solución al problema. En definitiva, estamos reunidos aquellos que nos animamos a construir un nuevo camino, el que nos conduce al encuentro con nosotros mismos por medio del conocimiento de lo que nos pasa y de la toma de conciencia que sólo nosotros, con esfuerzo y compromiso, podemos salir adelante. 

Muchos estamos acompañados de familiares y amigos y esto es maravilloso porque es una forma de que ellos vean y conozcan como nos movemos grupalmente y una oportunidad para agradecerles la paciencia que nos tuvieron y que nos tienen y el “hombro” que nos ofrecieron para apoyarnos cuando no podíamos seguir adelante. También tenemos que saber comprender, como nos dijo alguna vez el doctor, que cada uno de los que estamos aquí, fóbicos o familiares, estamos librando nuestra propia batalla. 

Es verdad de que nuestros días no son siempre iguales, los altibajos son normales pero la diferencia con épocas anteriores es que ahora sabemos que podemos hacer un montón de cosas para enfrentar la tormenta. Cuesta y da bronca porque cuando reaparecen nuestros temores o ansiedades nos decimos: “¡otra vez vos acá! ¿y ahora qué querés?”... pero ya no huimos sino que acudimos al recientemente adquirido “arsenal nuclear”. 

Hoy podemos reconocer también, que cada uno se movió como pudo en la vida, que muchos traíamos un equipaje cargado de culpas, frustraciones, de no haber podido “complacer” a alguien, de no haber podido “cumplir” con el destino o el sueño que otro había imaginado para nosotros, de la inseguridad de no saber quiénes éramos y hacia dónde íbamos, de la incapacidad, como dijo alguien, de reconocernos cuando nos mirábamos en el espejo. 

Es cierta aquella frase que dice “al que mal vive el miedo lo sigue” a aquella otra que dicta que “por mal camino no se va a buen lugar”... ¡y qué caminito nos habíamos construido!... 

Y recordando los “pensamientos del día” y los “cuentitos” del doctor, se dice que una vez un anciano sabio le dijo a alguien: “no cuentes con la lluvia para regar tu jardín”. Se lo dijo a un muchacho melancólico que “esperaba” sentado que su destino le golpeara la puerta sin saber que en su inactividad estaba haciendo de su vida un desierto y el sabio agregó para que no muriera en ese camino tan yermo: “extrae agua del pozo antes de tener sed” y el joven comprendió que debía abandonar su silla y abrir la puerta de su casa que era su prisión para hacerse dueño de su destino. 

¡Pero lo que son las contradicciones! porque nosotros tenemos que “poner la cola en la silla” una vez por semana, como nos dice siempre el médico sabio (lo de “anciano” lo eliminamos) ya que sentarnos como el muchacho del cuentito nos es para esperar a que las cosas se solucionen solas, sino para escuchar, aprender y aplicar y “abrir la puerta para ir a jugar”, sí, a jugar con la vida. Comprometiéndonos cada semana con el grupo un día descubriremos que somos como el sol que “no necesita que lo obliguen a brillar, porque cuando las nubes se apartan, él simplemente brilla”... las nubes, el miedo... las nubes, la ignorancia... las nubes, el desconocimiento que nos “atenazaba el corazón y el alma”. 

Cuántas veces el doc. nos habló de la semillita que teníamos que regar para que creciera y se transformara en un frondoso árbol y si reparamos en la copa frondosa reparemos también en las raíces profundas porque “las tormentas se llevan la tierra y las raíces que no alcanzaron profundidad provocan la caída de los árboles y cuando las raíces son superficiales solo es posible la muerte”... Para nuestras tormentas “ocasionales” necesitamos estar bien parados, ser árboles de raíces profundas y estas sólo se logran con el aumento de la autoestima, con el aceptarnos como seres únicos, particulares e irrepetibles y con el “GANABA” que nos propone el doctor, es decir ser generosos, amoldables, no aferrados, autónomos, balanceados, ser como el agua y como un náufrago que en su isla no “desespera” si no que “espera” qué le acerca la marea, sin forzar las cosas. 

Hoy es un día para mirarnos al espejo y decirnos: “No camines delante de mí, tal vez no te pueda seguir. No camines detrás de mí, tal vez no te pueda guiar. Camina junto a mí y sé mi amigo” (Albert Camus)... seamos nuestros propios amigos, confiando en los demás, comprendiéndolos, aceptándolos distintos a nosotros, desprendiéndonos de lo viejo y premiándonos. Juguemos hoy porque los que no se animan ni se comprometen consigo mismo mueren muchas veces ya que nunca se juegan la vida porque el miedo los hace prisioneros. 

Hoy es un día especial para aprender que:

El obstáculo más grande es: el MIEDO
El día más bello es: HOY
Los mayores maestros son: los NIÑOS
El mayor error es: DARSE POR VENCIDO

EL más grande defecto es: el EGOÍSMO

La mayor distracción es: el FRACASO
La peor bancarrota es: el DESÁNIMO
El sentimiento más vil es: la ENVIDIA
El regalo más hermoso es: el PERDÓN
El mayor conocimiento es: DIOS
Lo más maravillo es: el AMOR
La felicidad más grande es: la PAZ 

Con todo nuestro corazón: GRACIAS. Gracias por invitarnos y recibirnos así de simple, de cálido, de familiar y unas palabras lanzadas al viento aunque grabadas en el alma para que el viento no se las lleve: FUERZA, TIEMPO, LUZ, PAZ...

 SILVANA y los amigos de FOBI

 Nota del autor: La carta fue leída en el 1º Encuentro regional de Grupos FOBI a orillas del río Negro, en Carmen de Patagones, durante una jornada, donde hubo que recorrer 280 kilómetros para llegar y otros tantos para regresar. Participaron unas 90 personas. La experiencia fue inolvidable.

 

 
 
 
separador
 
 
cierre
 
Diseño: [ rtDG ]