Bienvenidos a www.vivirsinmiedofobi.com
VIVIR SIN MIEDO superior
Nuestra Misión ¿Qué es el miedo? Cartas de pacientes Cuentos CHAT Contacto cierra el menu
 
\\\
abre
Sitio a cargo del Dr. Enrique Guillermo Suárez
cierra
ruler

Cartas recibidas
10

   

 

“El día de mis sueños llegó y lloré de felicidad”

Necesitaba... en realidad quería escribirles esta carta antes de que comience un año nuevo... y ¡que hermoso!... Ser testigos de dos siglos. Ser testigo de los cambios que surgieron en nuestras vidas este año. Algunos desistieron y abandonaron, otros seguimos luchando por cambiar nuestras vidas y recuperar esa brisa fresca que alguna vez sentimos.

Soy testigo y protagonista, eso me enorgullece, quiero las mañanas, las tardes, las noches, quiero que cada segundo sea intensamente nuestro, quiero las plantas de Vicky, aun sin conocerlas y todos los progresos de cada uno de nosotros. La oportunidad que nos damos, de volver a existir en cuerpo y alma. De crecer dentro y fuera de nuestros corazones. Lo quiero a Ud. Doctor o. Docky. Quiero que salgamos de este infierno y toquemos el cielo con las manos.

Cada Jueves recopilo en mi cuaderno la frase del día y las historias contadas, lo aprendo y lo que el VOCERO de la alegría ( nuestro Docky) dice.
Muchas veces oí y recordaba una y otra vez, que cada cosa que imaginamos puede ser real. Que solo hay que luchar, por más difícil que sea, que los sueños pueden ser realidad.

Esta es la carta más difícil que me tocó escribirles ya que la felicidad que sentí aquel día fue y sigue siendo inexplicable.

Un día escuche que lo mejor que le puede pasar a un ser humano es llorar de felicidad, gracias por hacerme sentir y vivir eso, ¡Dios!
Se preguntaran ¿que día? ¿Cómo que día ?... les digo yo: El día de mis sueños... el 16 de Diciembre de este año.

Ahora viene la parte difícil. ¿Cómo les explico que toqué el cielo con las manos? Que no pare de llorar de felicidad, que mi corazón hizo su voluntad... que fui auténticamente yo y fui lo que quise, sin ser lo que los demás pretendían de mí. Si, de ahora en más el 16 de Diciembre es el día de mis sueños...

¡Hola! ¿Cómo están?... Soy Alma y por ser fin de año voy a decirles soy Jorgelina. Hace mucho que vengo acá... Ustedes me conocen, pero quizás no sepan, que luche mucho por cumplir esa ilusión que me invade el alma desde pequeña. Sí el 16 de diciembre del 2000: actué ante el público. Quizás no sepan que por muchos años, a pesar de mi corta edad, trate de ser lo que los demás querían de mí y postergaba mis sueños, re pasaron muchas cosas en la vida ( no voy a entrar en detalles) Y saben ¿porqué? Porque la luz de mi sueño. si mi sueño... opaca todo aquello.

Empecé el Fobi un diez de Julio con muchas expectativas, me ahogaba en el infierno, pero venir aquí me dio una bocanada de aire fresco. Perdí las esperanzas al poco tiempo, cuando me ocurrió algo muy desagradable: no quería venir más. Pero escuchaba como los demás se reponían y como el Docky repetía una y otra vez que no desistiéramos. Decidí no hacerlo... ¡¡GRACIAS A DIOS!!

Recuperé de a poquito las fuerzas... mis pasos eran pequeños, pero adorables. La semilla prendió en mí y dio su primer fruto: viaje sin miedo por la ruta.

Aprendí que yo no era el centro del mundo, que yo podía salir adelante... que todos ustedes me acompañaban, que ya no estaba sola, yo y solo yo, podía recurrir al NO EXISTE... YO PUEDO y enfrentar la vida dándole para adelante.

Yo. Solo yo y mi sueño... fuimos realidad

Ese Sábado estaba nerviosa y tenía miedo. Pero me dije “este miedo es justificado. tengo miedo del público, de no acordarme la letra . Este miedo pertenece a mi sueño”. Llegué a donde tenía que actuar. Pero había otro miedo... miedo a que no me gustara, mejor dicho descubriera que el teatro no era para mí, que no era lo que pensaba.

Les decía cuando llegué, nos cambiamos y se prendieron las luces, yo estaba solita en un rincón, porque el primero de mis tres personajes salía de atrás del público y no como es habitual desde el escenario. Solita en ese rinconcito... tenía miedo pero estaba emocionada y me decía ¡¡VOY A PODER, YO PUEDO, YO PUEDO!! y ¡¡PUDE !!... la gente me aplaudió mucho y lo que es más valioso... ¡¡les encanto!!. ¡¡Mi sueño pudo mas que el miedo!!
El segundo desafío era recitar una poesía de mi autoría, de la cual no podía olvidar ni media estrofa, tenía miedo y empezaron en mi mente, a pasar malos pensamientos. Entonces hice el ejercicio de respiración que aprendimos. Recordé que estaba cumpliendo mi sueño y salí a escena... la magia surgió, me acorde la letra completa y actuaba muy bien.

Con mi última improvisación la gente se rió mucho. Llegó el final y ahora viene la parte más importante, nos nombraron uno por uno y salimos a saludar. No puedo explicarles lo que sentí, me dieron el diploma, la gente aplaudía, lloré de emoción, recuerdo las caras de mis amigos, mi familia, y de una compañera del Fobi.

Lloré, lloré de felicidad. Logré el punto cumbre de un ser humano. Por mi mente pasaron mil cosas, mi lucha por llegar hasta allí, la cara de los que quería ver. Me abracé fuerte con mi mejor amiga. Las dos somos duras para llorar. Pero nos abrazamos muy fuerte y lloramos. Mi hermana también lloró conmigo, al igual que la Nona, mi papá, mis otras amigas, mi mamá me abrazó y lloré de felicidad.

Todos los testigos de mi lucha contra la fobia y mi lucha contra viento y marea por la actuación, estaban conmigo.

Recibí llamados de gente que me ayuda y me quiere. ¿Sabe?...mientras escribo esta carta lloro de felicidad... porque esta semillita de la que Ud. hablaba dio el primer fruto importante. Ahora sé que AL TEATRO LO LLEVO EN EL ALMA.

Pero saben ¿para qué les escribí esta carta?, para informarles que lo que el Docky dice a veces, que Dios nos da mil señales y somos nosotros quienes no sabemos verlas: es verdad.

Porque cuando estaba en casa nerviosa, buscando un elemento para actuar. encontré una foto mía de cuando era chiquita y una malla de destreza roja, que usaba cuando actuábamos delante del público, demostraciones de destreza, en el club donde yo aprendía. Pensé inmediatamente que Dios me mandaba esa señal, porque yo nunca más había visto esa malla y a la nenita de la foto le dije- “Hoy cumplo el sueño que tenías” y volví a recuperar esa mirada cuando, como el más famoso de los actores, hice el saludo final al público.
Por eso quiero decirles hay que luchar, la magia, las señales, él persevera y triunfarás: existe. Disfruté cada instante, cada segundo. Sé que me queda mucho camino por recorrer, muchos miedos por vencer pero el día de mi sueño descubrí: QUE SE PUEDE.

Gracias, Gracias por ayudarme y acompañarme. Un gracias no basta, mi corazón, que es al cual deberíamos escuchar más, les dice gracias, CUMPLI MI SUEÑO y descubrí que la magia, la realidad de los sueños existen. Solo que debemos dejar de pensar que ellos vienen a nosotros. Porque somos nosotros quienes debemos caminar, buscar y correr por ellos: SE PUEDE.

Los quiere...

ALMA

Docky: No tengo palabras para agradecerle. por eso comparto mis lágrimas de felicidad.Un día alguien me dijo que la Fobia me estaba llevando a un mundo donde se aprenden las cosas maravillosas de la vida. En ese entonces no entendí bien, ¿como la Fobia me daría algo bueno? No quiero a la Fobia, pero le agradezco por traerme a conocer gente que vale la pena, que luchan igual que yo...

Cada jueves me voy con algo suyo o del grupo y eso me ayuda a vivir mejor... y por eso quería agradecer hoy y no mañana, porque como Usted nos dice: “en esta mi ultima hora, exprimo la naranja de la vida y me tomo todo el jugo y en la hora que comienza dentro de 10 minutos... haré lo mismo”

Gracias a todos y Gracias a mí también

ALMA

 

 
 
separador
 
 
cierre
 
Diseño: [ rtDG ]